América Central

En el Martes de Diálogo con el NIMD de este 1 de septiembre, abordamos el tema “Acceso y Participación Política de los Grupos LGTBI”, sus principales desafíos y propuestas a menos de dos semanas de la convocatoria a las elecciones primarias correspondientes al próximo año.

En el mismo participaron: Viena Ávila, Kristhal Muñoz y Said López en representación de Asociación Femenina Trans (AFET), Asociación Humanos en Acción (HUMAC) y defensoría de derechos humanos, respectivamente, con la moderación de Denis Joaquín Romero, Oficial de Capacitación del NIMD Honduras.

En los últimos años, la sociedad hondureña ha experimentado una serie de cambios en su régimen político y en el sistema de los partidos políticos, sin embargo, persiste algunas prácticas que vulnera los derechos de los grupos históricamente subrepresentados en la política del país, entre ellos, mujeres, jóvenes, indígenas y afrodescendientes, personas con discapacidad y la población LGTBI.

También en los últimos años, estos grupos subrepresentados han incrementado su exigencia para que se respeten sus derechos humanos y políticos para ser incluidos en los cargos de elección popular, para poder ejercer plenamente el derecho de elegir y ser electos, considerando su identidad de género, en el caso de la población LGTBI.

Persiste la violencia de género y la discriminación para candidatas trans

En el contexto electoral de los grupos subrepresentados, como la comunidad LGTBI, en las elecciones generales de 2017 participaron siete candidaturas abiertamente LGBTI en cinco partidos políticos: Partido Libertad y Refundación (Libre), PINU-SD, Partido Unificación Democrática (UD), Partido Liberal (PL) y Frente Amplio, de las cuales ninguna resultó electa.

Sobre lo anterior, Viena Ávila, manifestó que “los fundamentos religiosos son muy marcados en los movimientos internos de los partidos políticos y en la población en general al momento de elegir, además de eso, las precandidatas de la población LGTBI que decidimos participar en cargos de elección popular nos exponemos a la violencia de género y a la discriminación, principalmente las transgénero cuya identidad es más visible por nuestras propias características. Empezando porque ni siquiera podemos mostrar libremente nuestra identidad de género ya que nos obligan a aparecer con nuestro nombre legal como está en la tarjeta de identidad, violentando nuestros derechos. Queremos libertad y garantías para mostrar nuestra identidad de género sin temor”.

Para Kristhal Muñóz la sociedad machista y la falta de cultura política, afecta y reduce la participación política de los grupos trans “el sólo hecho que una candidata trans se presente a un puesto de elección popular ya es visto como un fenómeno y no existe ninguna garantía legal que garantice el respeto de sus derechos humanos y políticos, principalmente el derecho a elegir y ser electos. Sólo pedimos que respeten nuestros derechos, nuestra identidad porque somos seres humanos”.

Por su parte Said López, señaló que, “es a partir de los hechos políticos del 2019 que el movimiento LGTBI comienza a involucrarse más en las actividades políticas, en los partidos políticos y a partir de ahí se vuelve mas visible nuestra participación política. Sin embargo, los reglamentos de los partidos políticos son tan antiguos que no consideran los derechos de la población LGTBI. Falta mucho aprendizaje sobre el tema de los grupos subrepresentados para construir agendas con intereses comunes considerando que las personas LGTBI son aptas para desempeñar cargos de elección popular”.

Propuestas y demandas de la comunidad LGTBI:

  • Apertura en todos los partidos políticos para incluir a los y las representantes de la comunidad LGTBI en sus estructuras directivas y planillas a cargos de elección popular.
  • La aprobación de reglamentos que den garantía legal para el ejercicio de sus derechos humanos y políticos.
  • Generar campañas de sensibilización a favor del respeto a los derechos humanos de los grupos vulnerables y subrepresentados en la política hondureña.
  • Que las organizaciones del movimiento LGTBI se acerquen a los partidos políticos.
  • Que se construyan agendas comunes para incluir las demandas políticas de la comunidad LGTBI.
  • Que el Consejo Nacional Electoral defina mecanismos que garantice su participación en igualdad de condiciones.
  • Que se aprueben medidas legales que permitan la identidad de género para que las personas gay o trans, inscritos en cargos de elección popular, no sean obligadas a mostrar el nombre de la tarjeta de identidad.