América Central

La Mesa de Igualdad de Género del G 16, integrada por organismos de cooperación internacional, expresa su preocupación por los efectos que la pandemia del COVID-19 tenga sobre población hondureña, especialmente sobre las mujeres y las niñas, dadas las desigualdades de género pre-existentes respecto a su valoración social, roles y participación en la toma de decisiones en el hogar y la sociedad.

Consideramos que las medidas que se toman para mitigar las consecuencias del COVID-19 tienen implicaciones diferentes sobre las personas, según su género, edad, nivel socio económico y otros factores. En tal sentido, es necesaria una respuesta que ponga a los derechos humanos en el centro y que incluya un análisis de género para prever posibles impactos negativos que agraven situaciones previas que afecten particularmente a mujeres y niñas. Esto permitiría tomar medidas de mitigación que eviten deterioros en la calidad de vida de mujeres y niñas, que a su vez repercute sobre las familias y la sociedad en su conjunto.

De acuerdo al análisis realizado por ONU Mujeres, a nivel mundial, temas como el trabajo de cuidados, la autonomía económica, violencia física y sexual, la participación de las mujeres en la toma de decisiones, la desagregación de datos por sexo, y el análisis de género, son sólo algunas de las áreas de preocupación que deben ser parte de una respuesta efectiva por los Estados ante la crisis sanitaria que atraviesa el mundo en este momento.

Globalmente, las mujeres conforman el 70% de los y las trabajadores/as de la salud y del sector social, efectuando tres veces más el trabajo de cuidado no renumerado en relación a los hombres. Cuando los sistemas de salud se saturan, gran parte del cuidado de las personas enfermas se traslada a los hogares, donde son atendidas por las mujeres. Además, la provisión de cuidados, tanto a nivel institucional, como familiar, coloca a las mujeres frente a una mayor exposición de contagio, sobre todo, si no se cuenta con los elementos de protección necesarios.

De igual manera, las mujeres son fuertemente golpeadas por los impactos económicos, tales como los provocados por el COVID-19, porque están más representadas en el sector informal de la economía, el sector de la maquila y en el sector de servicios. Cuando se les restringe su movilidad y actividad económica, sus hogares se ven seriamente amenazados en su supervivencia. Al respecto, un experto Independiente en derechos humanos de la ONU ha señalado que “[l]a mejor respuesta frente a una potencial crisis económica y social es poner las finanzas al servicio de los derechos humanos y apoyar a las personas de menores recursos, incluyendo a las mujeres, a través de enfoques financieros audaces” .

Según afirma el Comité de Expertas del Mecanismo de Seguimiento de la Convención de Belém do Pará (MESECVI)2 , un porcentaje muy alto de las mujeres y niñas en la región son violentadas por sus parejas, sus familiares o por las personas con las que conviven cotidianamente. En este sentido, el aislamiento forzoso que conllevan las cuarentenas enfrenta a las mujeres, así como a niñas y niños y otras personas vulnerables, a un riesgo muy alto de que se extreme la violencia directa e indirecta en su contra, particularmente la violencia sexual, al convivir tiempo completo con sus victimarios.

El distanciamiento social también incrementa el aislamiento de las víctimas de sus redes de apoyo, colocándolas en mayor vulnerabilidad.

Por lo expuesto, la MIG recomienda al Estado, al sector privado, a la Comunidad Internacional, y a los organismos de sociedad civil que participan en la respuesta al COVID-19 en Honduras, lo siguiente:

1. Garantizar la implementación de medidas y políticas que cumplan con la vigencia de los derechos humanos de las mujeres para no dejarlas atrás. Para ello:
o Efectuar un análisis de género en la valoración y seguimiento a las medidas tomadas para enfrentar la pandemia.
o Asegurar la disponibilidad y análisis de datos desagregados por sexo desde la perspectiva de género y en articulación a otras categorías analíticas como la edad, la extracción social, tipos de hogares, etc.
o Incluir el análisis diferenciado de tasas de infección, impactos económicos, violencia doméstica y abuso sexual, y trabajo de cuidado.
o Escuchar las voces de las mujeres es crucial para una respuesta adecuada, como también la inclusión de especialistas de género en los equipos de respuesta.
2. Asegurar el acceso equitativo de las mujeres a los servicios de salud, incluyendo su salud sexual y reproductiva, como también su acceso a insumos para la higiene menstrual y la planificación familiar. Establecer mecanismos para la atención de las personas que, por su condición de embarazo, discapacidad, convalecencia o por ser personas adultas mayores, no puedan acceder a sus tratamientos regulares durante la cuarentena.
3. Asegurar protección adecuada para las mujeres que participan en la atención de la pandemia en las comunidades y centros asistenciales de salud. Establecer protocolos para cuidadoras de las personas infectadas por el COVID-19 y que permanecen en sus hogares. Esos protocolos deben escribirse en un lenguaje que toda persona pueda entender.
4. Difundir mensajes que animen a las familias a compartir el trabajo doméstico en forma equitativa para evitar la sobrecarga en las mujeres y niñas; así como para que tanto las mujeres como los hombres, atiendan a niñas y niños en sus necesidades educativas, de esparcimiento y emocionales.
5. Difundir mensajes para prevenir la violencia doméstica, intrafamiliar y la violencia sexual e información sobre los servicios habilitados donde acudir por atención.
6. Generar políticas flexibles para que las personas que laboran en instituciones que prestan servicios durante la cuarentena puedan atender a sus necesidades familiares, particularmente relacionadas al cuidado de niñas y niños, sin que se vea afectada su estabilidad en el empleo o sus prestaciones laborales.
7. Mantener activos y priorizados los servicios de respuesta a la violencia contra las mujeres, niñas, niños y personas adultas mayores, incluyendo la creación y difusión de mecanismos alternativos para la denuncia, así como de equipos de respuesta inmediata para la atención de las denuncias. Establecer albergues y refugios dignos en los cuales las mujeres, niñas y niños en riesgo de vivir violencia, puedan acceder durante la cuarentena establecida.
8. Incorporar medidas adecuadas que aseguren que las trabajadoras informales y empleadas en sectores cuyas actividades hayan sido suspendidas reciban el apoyo necesario que le permitan su subsistencia personal y familiar.

La MIG reitera su compromiso con los derechos humanos de las mujeres y las niñas, así como con el apoyo a la coordinación de esfuerzos desde la cooperación internacional, en diálogo con sus socios del gobierno y sociedad civil, para una exitosa respuesta a la pandemia del COVID-19, que considere los intereses de los más vulnerables, sin dejar a nadie atrás.

______________________________________________________________________________________________

1 Comunicado del Experto Independiente sobre las consecuencias de la deuda externa y las obligaciones financieras internacionales conexas de los Estados para el pleno goce de todos los derechos humanos, sobre todo los derechos económicos, sociales y culturales: “Urge una respuesta inmediata de derechos humanos al COVID y a la recesión global que se avecina”. Disponible en: https://oacnudh.hn/urge-una-respuesta-inmediata-de-derechos-humanos-al-covid-19-y-la-recesion-global-que-se-avecina-afirma-experto-de-la-onu/.
2 MESECVI/OEA, Comunicado: “El Comité de Expertas del Mecanismo de Seguimiento de la Convención de Belém do Pará solicita la incorporación de la perspectiva de género en las medidas que se tomen para la mitigación del COVID-19 y el reforzamiento de acciones para la prevención y atención de la violencia de género”, Washington DC, 18 de marzo de 2020. Disponible en: https://mailchi.mp/dist/comunicado-covid-19-y-el-reforzamiento-de-acciones-para-la-prevencin-y-atencin-de-la-violencia-de-gnero?e=148d9c4077.

Tegucigalpa 24 de marzo, 2020

 

Mesa de Igualdad de Género

  • La Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo-AECID (Oficina Técnica de Cooperación de la Embajada de España en Honduras)
  • La Unión Europea
  • La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH)
  • La Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de la Mujer (ONU Mujeres)
  • El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF)
  • El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)
  • El Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA)
  • La Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE)
  • La Embajada de México
  • Cooperación Alemana al Desarrollo (GIZ)
  • La Agencia de Desarrollo de los Estados Unidos de América (USAID)
  • Asuntos Mundiales 
  • Abogados sin Fronteras Canadá (ASFC)
  • Trocaire
  • Oxfam
  • El Instituto Holandés para la Democracia Multipartidaria (NIMD) y
  • El Instituto Nacional Demócrata (NDI).