América Central

La violencia política contra las mujeres constituye una de las principales barreras para el acceso y permanencia de las mujeres en espacios de liderazgo, representación y decisión política.

Por esta razón el Consejo Nacional Electoral (CNE) y el Instituto Holandés para la Democracia Multipartidaria (NIMD), con el propósito de analizar las causas y efectos de la violencia política contra las mujeres -caso de México- y las recomendaciones para la prevención y abordaje de casos en Honduras realizaron el Foro “Un voto contra la violencia política hacia las mujeres”.

En la ruta rumbo a las Elecciones Generales, es de vital importancia la promoción y protección de los derechos políticos de las mujeres para garantizar su participación en igualdad de condiciones y en contextos libres de violencia política.

En un estado democrático se deben tomar todas las medidas apropiadas para eliminar la violencia política contra la mujer, asegurando el derecho ciudadano de elegir y ser electas.

Los órganos electorales, como el CNE, son actores clave para la protección efectiva de los derechos políticos de la ciudadanía en el ámbito electoral. A ellos les corresponden funciones esenciales para el buen funcionamiento de la vida democrática, como son administrar las elecciones, impartir justicia electoral, trabajar con los partidos políticos y establecer actuaciones de educación dirigidas al conjunto de la población en valores de democracia.

Considerando la violencia política contra las mujeres como un obstáculo para el ejercicio de su ciudadanía, el CNE en alianza con el NIMD, promueve acciones para prevenir la violencia política contra las mujeres, por iniciativa de la Consejera Presidenta, Ana Paola Hall.

Frenar y combatir la violencia política contra las mujeres requiere un compromiso cotidiano de todos los actores políticos y, sobre todo, de políticas públicas eficientes para prevenirla.

En el foro participó el pleno de consejeros del Consejo Nacional Electoral; Ana Paola Hall, Rixi Moncada y Kelvin Aguirre, en compañía de Luís Daniel León, director ejecutivo del NIMD Honduras. Y desde la ciudad de México la experta Ana María Quiroz, como conferencista principal del evento.

Luís León: “es muy importante promover la participación igualitaria y equitativa de las mujeres, pero también es importante que la violencia política tenga un cese para que las mujeres puedan ejercer su derecho cívico ciudadano de participación, de formar parte de las instituciones sin ningún tipo de señalamiento más que su capacidad, su experiencia y valorando el gran aporte que pueden dar con su participación. Queremos que en las Elecciones Generales del próximo 28 de noviembre las mujeres pueden participar sin exclusión, sin violencia. Las mujeres están para hacer grandes cambios en Honduras. Debemos promover que haya más participación en igualdad de condiciones”.

María Antonia Quiroz, “las reformas hechas en Honduras en materia electoral, dará paso a una mayor participación de las mujeres y por tanto también se incrementará la violencia política. Es importante conocer la realidad a la que se exponen las mujeres que participan en política. Honduras necesita adoptar reglas y mecanismos para disminuir la violencia política por razones de género. En los últimos treinta años el mundo ha sido testigo de grandes transformaciones en relación con una mayor equidad de género en los cargos de elección popular y/o políticos. Esto implica que una mayor equidad de género en la política está vinculada con numerosos resultados positivos para la democracia y la sociedad en general. Como resultado, cada vez es posible encontrar más evidencia de la violencia contra las mujeres en la política en los países de la región y Honduras no es la excepción”.

Ana Paola Hall, “como presidenta del CNE, como hondureña, como mujer muy consciente de los retos adicionales que tenemos que superar las mujeres por ocupar espacios y ya una vez ocupados para poder ejercer en paz nuestras funciones. No podemos normalizar la violencia contra las mujeres, ustedes deben defender su derecho a que la crítica vaya de la mano de sus acciones no del vestuario, el tono de voz o el color de cabello, basta ya de ataques a las mujeres. No queremos más expresiones diciendo que las diputadas son las piernas del Congreso Nacional, queremos que digan que las mujeres somos el cerebro del Congreso Nacional, de todos los poderes del estado y de las instituciones públicas, podemos dar aportes importantes para este país”.

La violencia política contra las mujeres por razón de género comprende todas aquellas acciones u omisiones tanto en la esfera pública o privada, que busquen o tenga por objeto o resultado limitar, anular o menoscabar el ejercicio de los derechos político electorales de una o varias mujeres, el acceso al ejercicio de un cargo, labor o actividad, el libre desarrollo de la función pública, la toma de decisiones, la libertad de organización o bien el acceso y ejercicio a las prerrogativas cuando se trate de precandidaturas, candidaturas, funciones o cargos públicos del mismo tipo.

Puedes leer la presentación aquí: «Violencia política hacia las mujeres»