América Central

El Instituto Holandés para la Democracia Multipartidaria trabaja en Honduras con el fin de fortalecer la democracia y sus instituciones electorales desde una perspectiva de participación, inclusión y transparencia, con el apoyo de la Unión Europea, a través del Proyecto PROdemos.

Este martes 21 de julio, en la Segunda Temporada de Martes de Diálogo con el NIMD, los representantes de la Comisión Técnica Legislativa para la elaboración de la nueva Ley Electoral anunciaron que el proyecto de reformas está terminado y listo para enviar al Congreso Nacional para su debate y aprobación.

En este diálogo participó Arístides Mejía, Fernando Anduray y Augusto Aguilar miembros de la Comisión Técnica que tiene la responsabilidad de elaborar una nueva Ley Electoral que tiene como finalidad lograr el cumplimiento y fortalecimiento de los principios políticos de la democracia representativa y participativa, asegurando una efectiva y consciente participación de los ciudadanos en los asuntos de interés colectivo, mediante procesos electorales.

Como moderador del diálogo y en representación del NIMD Honduras, Luís Daniel León destacó el esfuerzo realizado por los sectores políticos para mejorar el marco normativo en el sistema electoral de Honduras que permita procesos electorales transparentes y confiables para el fortalecimiento de la democracia.

Nuevo proyecto de Ley Electoral ya está listo

Como presidente de la Comisión, Arístides Mejía, confirmó que el proyecto de la nueva ley ya está finalizado y listo para que lo eleven al pleno para su discusión y aprobación “el Congreso Nacional solicitó que se termine de consensuar algunas cosas para que cuando entre al pleno sea más rápido la discusión considerando que hay mucha exposición por la pandemia. Por lo que los líderes de los partidos políticos están trabajando en lograr los acuerdos que faltaban para que sea pronta la aprobación, tomando en cuenta que el calendario electoral ya arrancó y el 13 de septiembre se hace la convocatoria para las elecciones”.

Por su parte Fernando Anduray, manifestó que “el pueblo hondureño va a tener una nueva Ley Electoral, que ha sido consensuada en un 95 por ciento, a través de un trabajo armónico entre representantes de seis partidos políticos. En el caso del Partido Nacional, queremos que el pueblo decida si quiere segunda vuelta y reelección presidencial, que se le consulte al pueblo, pero en las elecciones del 2025”.

 

También Augusto Aguilar, enfatizó que “no se debe continuar promoviendo que una segunda vuelta es costosa para el país porque apenas representa un 30 por ciento del costo total de una elección general, sólo es una papeleta, todo lo demás son reformas cosméticas. La segunda vuelta y la reelección son la columna vertebral de una reforma electoral sino se hace se habrá hecho casi nada.”

Principales reformas que contempla el proyecto de la nueva Ley Electoral:

  • Se elimina la entrega de credenciales a los partidos pequeños (o emergentes), como medida para evitar las posibilidades de fraude en las mesas. Por lo que se crea una Junta Receptora de Votos integrada por representantes del Partido Liberal, Partido Nacional y LIBRE.
  • Se cancelarán los Partidos Políticos que no logren la representación popular, es decir aquellos que no alcancen un 2 por ciento como mínimo de los votos. Y su cancelación la decidirá el Tribunal de Justicia Electoral y no la Corte Suprema de Justicia.
  • En lo referente al tema de la deuda política, se fija un valor igualitario del voto para todos los partidos políticos, para que se pague el mismo valor a todos por el total de los votos que obtengan, sin privilegios. El nuevo valor del voto deberá ser fijado por el Consejo Nacional Electoral.
  • La cuota de participación política de la mujer es transversal en toda la nueva Ley Electoral. La nueva ley exige la participación alterna de candidatos masculino y femenino en la planilla.
  • La nueva ley da garantía para la transmisión de los resultados, que ha sido un tema polémico en los últimos procesos electorales.

Somos NIMD Honduras

LA DEMOCRACIA NO ESTÁ EN CUARENTENA