América Central

En todo el mundo hay mujeres lideresas que rompen las barreras en los niveles más altos de la política, ocupando los titulares con sus logros y los prejuicios históricos que superan. En el último año hemos celebrado muchos hitos de este tipo, como la primera mujer elegida presidenta en Honduras y la primera mujer designada para dirigir la Organización Mundial del Comercio.

Esta creciente ola de participación femenina en la política va más allá de los hitos de alto perfil. En el NIMD, queremos celebrar el Día Internacional de la Mujer el 8 de marzo, celebrando a las mujeres que trabajan incansablemente en sus propias comunidades para romper los prejuicios y asegurar una mayor participación femenina en todos los niveles de la sociedad.

Una de ellas es Gloria Núñez, una mujer de 65 años del pueblo garífuna de Guatemala.

Gloria (izquierda) felicita a una recién graduada de la Escuela de Formación Política para Mujeres Garífunas y Afrodescendientes
Gloria (izquierda) felicita a una recién graduada de la Escuela de Formación Política para Mujeres Garífunas y Afrodescendientes

Los garífunas descienden de los supervivientes africanos de los barcos de esclavos que naufragaron en el Caribe en el siglo XVII, que se integraron con la comunidad caribe para crear una cultura que abarca elementos de la tradición de África occidental y del Caribe. Los británicos los exiliaron de San Vicente a finales del siglo XVIII y se trasladaron a Centroamérica.

Al igual que muchas comunidades afroindígenas de Guatemala, las mujeres garífunas se enfrentan a una serie de barreras para la participación política, como los estereotipos negativos, la falta de recursos y el acceso limitado a las redes de poder.

Pero Gloria habla de una crianza positiva y feliz en la ciudad de Livingston, donde vive una gran comunidad garífuna.

«Nací en 1956 al ritmo de las maracas y los tambores», dice. «Soy una mujer garífuna y soy valiosa»

Gloria se convirtió en profesora, graduándose en el Instituto Normal para Señoritas de Oriente, donde recuerda con orgullo que «nunca hubo discriminación, siempre hubo amor». Sin embargo, desde muy joven luchó contra los estereotipos de las mujeres garífunas, a las que se considera excesivamente sexualizadas, y de su cultura, unidimensional y folclórica.

La determinación de devolver a su comunidad

Este interés por el debate social en torno a la cultura garífuna y su lugar en la sociedad guatemalteca llevó a Gloria a participar en funciones de liderazgo en su comunidad. En 2012, se convirtió en facilitadora del Programa de Gobernanza Compartida implementado por NIMD Guatemala y la Agencia Italiana de Cooperación al Desarrollo.

El objetivo era formar a mujeres de toda Guatemala en liderazgo y compartir conocimientos e intercambiar ideas sobre los principios de tolerancia, imparcialidad e inclusión que sustentan el trabajo de NIMD. Gloria dirigió los programas de diálogo y, además de desarrollar sus propias capacidades de liderazgo, el programa le abrió nuevas oportunidades de establecer contactos y le ayudó a entablar relaciones con las autoridades y los organismos internacionales.

Gloria está decidida a transmitir sus conocimientos a la siguiente generación de mujeres garífunas y afrodescendientes.
Gloria está decidida a transmitir sus conocimientos a la siguiente generación de mujeres garífunas y afrodescendientes.

Inspirada por el proyecto NIMD, Gloria decidió devolver a otras mujeres garífunas la formación y los conocimientos que había recibido. Hizo una licenciatura en Trabajo Social y creó una ONG, la Asociación Afroamérica XXI Guatemala, que anima a las mujeres a implicarse en la defensa y la participación ciudadana.

También se hizo miembro de la Red de Mujeres Afrolatinoamericanas, Afrocaribeñas y de la Diáspora, abriendo una comunidad internacional de compañeras activistas. En el Día de la Mujer Afro en 2021, Gloria se reunió con mujeres de Colombia, Ecuador, Bolivia, México, Honduras, Panamá, Costa Rica y Guatemala.

Fortaleza en números

Al unirse por encima de las fronteras con un objetivo común, pudieron fortalecer sus movimientos y establecer objetivos compartidos. «El ser humano se fortalece cuando converge con el resto de la sociedad», dice Gloria.

Entonces, en 2021, Gloria puso en marcha la primera Escuela de Formación Política para Mujeres Garífunas y Afrodescendientes. Hasta el momento, 50 mujeres se han graduado, complementando sus habilidades y conocimientos existentes con una formación específica en incidencia y negociación política.

Gloria está encantada de poder transmitir sus conocimientos a una nueva generación, y compartir las oportunidades que ha tenido con otras mujeres aspirantes a políticas.

Con su experiencia de primera mano, Gloria reconoce las barreras a las que se enfrentan las mujeres con ambición política.

«Recuerdo que en una ocasión nos dirigimos a un alcalde para hacerle una propuesta en nombre de las mujeres, y su respuesta fue ‘siéntense ustedes, que soy yo quien les va a dar la palabra'», recuerda.

Sin embargo, en lugar de dejar que esos prejuicios la disuadan, Gloria está motivada para seguir luchando por la igualdad de participación de las mujeres, e insta a otras a hacer lo mismo.

«No nos pongan piedras como obstáculos», dice. «Pongan piedras en nuestro camino para fortalecernos».

De cara a su propio futuro, Gloria sigue presionando al más alto nivel del gobierno para que se reconozcan los derechos de las mujeres garífunas y afrodescendientes en el marco político de Guatemala. Está abierta a participar ella misma en puestos de decisión, pero sólo en puestos que reflejen su nivel de conocimientos y experiencia.

«Me han contactado varias veces personas que me han ofrecido puestos simbólicos o simbólicos», dice. «Siempre he dicho que no, que quiero ser síndica, o concejala, o presentarme a las elecciones a través de la lista nacional. A día de hoy sigo esperando una propuesta».

Mirando al futuro

Para NIMD Guatemala ha sido un placer acompañar y apoyar a Gloria en la realización de su potencial político. En 2022, apoyaremos a la Asociación Afroamérica XXI Guatemala en su formación de más mujeres jóvenes y su cabildeo con actores políticos, y esperamos trabajar con Gloria en el futuro mientras transmite sus conocimientos a la próxima generación de mujeres garífunas y afrodescendientes.