América Central

En Centroamérica, Guatemala es un país donde la violencia en contra de las mujeres aumenta cada año, y tan solo en los primeros 23 días de enero del 2021, han sido asesinadas 28 mujeres, según el reporte del Observatorio de las Mujeres del Ministerio Público (MP), mientras que el Instituto Nacional de Ciencias Forenses (INACIF), señala que en los primeros 18 días de este año, realizaron 42 necropsias asociadas a hechos criminales en contra de mujeres.

Para NIMD Guatemala, es preocupante el aumento de los asesinatos y desaparición de mujeres de todas las edades, las cifras afectan a un amplio número de niñas, adolescentes y adultas, que se muestran indefensas frente a sus victimarios, así como la poca incidencia en capturas y sentencias en contra de sus agresores.

En lo que va de 2021, el Observatorio de las Mujeres del MP, dio a conocer que reciben un promedio de 152 denuncias diarias por violencia en contra de la mujer y alrededor de 14 al día por violencia sexual. Además, subraya que 1 de cada 10 mujeres víctimas de violencia es una niña o adolescente.

Son 2 casos diarios que se conocen en promedio en el MP por el delito de femicidio; 4 mujeres son reportadas como desaparecidas cada día en lo que va de este 2021; 7 de cada 10 mujeres víctimas de violencia son adultas, y el 38% de los agresores en casos de femicidio son identificados, pero la mayoría no son llevados a juicio.

En el caso de las muertes de mujeres, el INACIF señala que en muchos de los casos las víctimas mueren por arma de fuego, y le siguen por asfixia por suspensión, sumersión, sofocación y estrangulamiento.

Estos hechos reciben el rechazo y el repudio de la sociedad guatemalteca, que demanda al Estado la pronta y efectiva intervención para frenar la ola de violencia en contra de las niñez, adolescencia y mujeres adultas que sufren maltrato, acoso, violencia, agresión sexual y femicidio.

Otro de los hechos que se dan en Guatemala es el desaparecimiento de niñas y adolescentes, y en lo que va de este año se reportan 28, cifra que las autoridades de gobierno señalan que no son reales a pesar de las denuncias recibidas en las instituciones no gubernamentales y el MP, que velan por los derechos de las mujeres.

Ante esta ola de violencia, el Procurador de los Derechos Humanos, Jordan Rodas, señaló que “la negligencia del Estado frente a la violencia es lo peor, no se pone en el lugar de los familiares de las mujeres que sufren esta violencia, parece que no les importara. Exigimos al gobierno una reacción inmediata para frenar esta ola que tanto afecta a niñas, jóvenes y mujeres en general”.

Para las organizaciones civiles la violencia en contra de las mujeres es una situación grave, y recuerdan que la Organización Mundial de la Salud (OMS), advirtió a principios del 2020, que la pandemia de la Covid-19, propiciaría esta situación de violencia en contra de niñas, adolescentes y mujeres, principalmente dentro del hogar, rodeadas de comportamientos y emociones que las convierten en víctimas de un entorno familiar violento, donde se producen agresiones físicas y sexuales.

El confinamiento marcó conductas más agresivas de los hombres hacia las mujeres, lo que se suma a una cultura machista donde ejercen la violencia con total impunidad al no haber sanciones morales ni legales en contra de los agresores.

Desde NIMD Guatemala, expresamos nuestra solidaridad con las familias de las víctimas y rechazamos categóricamente las agresiones, la violencia en sus distintas manifestaciones y exhortamos a las instituciones y organismos garantes del respeto y vigencia de los derechos humanos, y en particular el derecho a la vida, a ejercer su mandato con toda la responsabilidad y contundencia para que el peso de la ley caiga sobre los agresores.

Hacemos un llamado a los partidos políticos que prioricen esta realidad lacerante y sea motivo urgente de análisis, debate y propuestas concretas, para la búsqueda de soluciones.