América Central

Tegucigalpa, Honduras, jueves 14 de mayo de 2020

El NIMD Honduras y la Unión Europea, en el marco del Proyecto Partidos Políticos Hondureños más Inclusivos, Transparentes y Democráticos (PROdemos), trabajamos para fortalecer a los partidos políticos en su rol de representación de las necesidades y las aspiraciones fundamentales de la población hondureña, porque creemos que la democracia es la clave para lograr igualdad social.

A través de PROdemos, desde el 2019 el Instituto Holandés para la Democracia Multipartidaria y la Unión Europea, estamos apoyando el proceso de reformas electorales y trabajando en el fortalecimiento de las instituciones electorales entre ellas: los partidos políticos representados en el Congreso Nacional, el Registro Nacional de las Personas, el Consejo Nacional Electoral, el Tribunal de Justicia Electoral, la Unidad de Política Limpia y la Comisión Técnica Legislativa para la elaboración de la nueva Ley Electoral.

En ese contexto, el octavo diálogo en línea que abordó el tema: “Reforma Electoral en Honduras: ¿será posible alcanzarla?” contó con la participación de Arístides Mejía, presidente de la Comisión Técnica del Congreso Nacional para la elaboración de la Ley Electoral; Gaudy Bustillo, Magistrada Titular del Tribunal de Justicia Electoral y Kelvin Aguirre, Consejero Titular del Consejo Nacional Electoral, con la Moderación de Luís Daniel León, Director Ejecutivo del NIMD Honduras.

Reformas electorales en el marco del COVID-19

Sobre el proceso de reformas a la Ley Electoral, Arístides Mejía, comentó “comienzo por agradecer el apoyo del Instituto Holandés por el apoyo a los procesos de reformas electorales y fortalecimiento de la democracia, quiero comentarles que hace algunas semanas se retomó el trabajo y hemos concluido el proyecto, ya fue turnado a la Comisión de Reforma para autorizar el dictamen que se va a presentar a los diputados en pocos días, ya todos los artículos están revisados. Todos los integrantes de la Comisión Técnica del Congreso Nacional para la reforma electoral, estamos logrando consenso en las normas que podría mejorar y facilitar un nuevo panorama electoral, y dentro de poco vamos a contar con una ley electoral con auténticas reformas que van a dar confianza al proceso”.

Por su parte Kelvin Aguirre, aseguró que en el Consejo Nacional Electoral nos seguimos preparando y trabajando conforme al mandato constitucional que se nos ha otorgado y con fundamento en el cronograma electoral, hemos diseñado 28 proyectos electorales y hemos concluido el 75 por ciento de ellos. Sin duda la pandemia si ha venido a trastocar el calendario, el censo electoral depurado por ejemplo debe ser socializado en septiembre, esperamos que se de en la fecha prevista, nosotros los funcionarios del CNE estamos trabajando para que haya elecciones libres, democráticas y transparentes, incluso ya estamos analizando algunos protocolos de cómo realizar elecciones en tiempo de COVID, son recomendaciones que ya hemos turnado al Congreso Nacional para su consideración”.

Mientras que el Tribunal de Justicia Electoral, la magistrada Gaudy Bustillo, afirmó que “hemos estado trabajando para cumplir con el mandato otorgado por la ley, en términos generales, hemos continuado trabajando, de cerca con la Comisión Técnica, esperábamos que para el mes de marzo se empezara con la socialización de la nueva Ley Electoral para después ser discutida por los diputados. El Tribunal se ha comprometido a participar activamente en el proceso de revisión y reformas garantizando el cumplimiento de la ley”.

¿Si habrá elecciones primarias?

Para Arístides Mejía hay dos temas importantes para destacar, “las reformas en sí, que es lo nuevo de la ley para solucionar los problemas, y el otro es que podamos tener unas elecciones que refleje la voluntad popular que está en cuestión en el país y ha generado inestabilidad. La fuente legítima del poder es la voluntad popular, la mayor parte del pueblo considera que este gobierno carece de legitimidad. Es así como el tema de la reelección, la consulta a través de las urnas, la segunda vuelta, modificar la constitución de las mesas electorales, entre otros está contemplada en las reformas para que el gobierno que surja de ahí tenga la convalidación necesaria que le de legitimidad y asegurar elecciones transparentes. Es importante que mantengamos vigente la democracia. Esta vez no se puede jugar con la voluntad popular, sería trágico para el país”.

Por su parte Kelvin Aguirre fue enfático en asegurar que “el pueblo hondureño puede esperar unas elecciones limpias, transparentes, democráticas y justas ese es nuestro compromiso. El gran desafío que tenemos es garantizar las reformas políticas, la participación ciudadana en el marco del COVID, la integración de las mesas, la depuración del censo. Lo importante es que se logren los consensos”.

También Gaudy Bustillo, dijo que “el Tribunal de Justicia Electoral va a velar porque se respete el derecho de los ciudadanos dependemos de la aprobación de la Ley Electoral y de la Ley Procesal Electoral, para tener las reglas claras para tomar decisiones y generar confianza al pueblo hondureño que se está respetando sus derechos políticos electorales. Ya que si las cosas se hacen bien en el RNP y en el CNE lógicamente serán pocos los casos que deberían llegar al TJE. Aspiro a que la pandemia sea controlada y si no es así, pensar en nuevos escenarios para tener procesos electorales transparentes donde se respeten la voluntad soberana y los derechos de los ciudadanos”.

“La democracia empieza con diálogo”

En el NIMD Honduras, creemos que la democracia es la clave para lograr igualdad social, la estabilidad y la prosperidad. Es por eso que con el apoyo de la Unión Europea acompañamos y facilitamos diálogos para impulsar reformas electorales que fortalezcan aún más la representación en las instituciones del sistema democrático hondureño; apoyamos y asistimos procesos de formulación e implementación de políticas para reducir las barreras a la participación política de grupos subrepresentados.

Desde el NIMD Honduras y la Unión Europea, creemos que una reforma electoral sólida y confiable puede fortalecer la democracia desde una perspectiva de esfuerzo conjunto, acuerdos políticos e inclusión de actores claves, en especial, bajo la premisa que el dialogo debe ser la base de nuestros avances democráticos.

 

#EldiálogoNoSeDetiene