América Central

Tegucigalpa, Honduras, jueves 7 de mayo de 2020

Con el apoyo de la Unión Europea, el NIMD Honduras ejecuta el Proyecto Partidos Políticos Hondureños más Inclusivos, Transparentes y Democráticos (PROdemos) para fortalecer a los partidos en su rol de representación de las necesidades y las aspiraciones fundamentales de la población hondureña.

PROdemos trabaja un componente enfocado en la expansión de sus liderazgos desde las estructuras superiores de los partidos hasta sus bases, y sus representantes en cargos de elección popular, impulsando mecanismos para la igualdad de oportunidades, la satisfacción de necesidades y derechos de minorías conformadas por mujeres, las poblaciones indígenas y afro-hondureñas, la población LGTBI y las de las personas con discapacidad.

En ese marco, este martes 5 de mayo analizamos “El COVID-19 y la labor legislativa de las diputadas en pro de la mujer”, con la participación de destacadas parlamentarias de las diferentes bancadas de los partidos políticos representados en el Congreso Nacional, beneficiarios del Proyecto PROdemos.

Entre ellas: Scherly Arriaga, Diputada por el Partido Libertad y Refundación (LIBRE); Karla Medal, Diputada por el Partido Liberal de Honduras; Doris Gutiérrez, Diputada por el Partido Innovación y Unidad (PINU) y Sara Medina, Diputada por el Partido Nacional de Honduras, con la moderación de Ana López Moncada, Oficial de Programas del NIMD-Honduras.

La agenda de género en las sesiones virtuales

En las últimas semanas y en el marco de la cuarentena decretada por el COVID-19, el Congreso Nacional se ha visto en la obligación de retomar las sesiones legislativas de forma virtual para discutir y aprobar los proyectos de ley presentados también de forma electrónica, al menos unas 55 iniciativas según el portal del Poder Legislativo.

Sobre este tema la Diputada Doris Gutiérrez, fue enfática en reconocer que hasta el momento ninguna de las iniciativas presentadas en las sesiones virtuales está orientada a dar respuesta las necesidades de las mujeres: “pedimos que se permitiera la circulación a las defensoras de las mujeres que están en las casas refugio, pero… ni siquiera me la dieron. Directamente desde el Congreso Nacional no hemos hecho nada sobre el incremento de las denuncias por violencia doméstica durante la cuarentena”.

Sobre este mismo tema, la Diputada Sara Medina destacó que “la Comisión de Equidad de Género no tiene mora legislativa, pero se está trabajando en elaborar un solo dictamen que reúna tres propuestas en el tema de violencia doméstica, violencia política y violencia callejera. Aunque en este momento yo siento que la prioridad es la Ley de las Trabajadoras Domésticas, asegurar que las transferencias municipales incluyan a las Oficinas Municipales de la Mujer y el tema de las casas refugio”.

También la Diputada Scherly Arriaga, señaló que “al inicio de la cuarentena Libre presentó un paquete de leyes que lo llamamos Plan Anticrisis, que beneficia a las mujeres, porque somos mayoría y porque más de 700 mil hogares tienen a una mujer como jefa de hogar, sin embargo, no se discutió. Después de cuatro sesiones virtuales, Libre está solicitando que se vuelva a las sesiones presenciales porque sentimos que tenemos muchas más dificultades para el uso de la palabra y debatir los temas de interés porque la agenda es impuesta por la Junta Directiva”.

Para finalizar, la Diputada Karla Medal manifestó que para cambiar la realidad que vivimos en el país “es necesario que los electores elijan más mujeres y que más mujeres participemos en cargos de elección popular, para que se legisle en favor de las mayorías. Es una responsabilidad nuestra trabajar en beneficio de las mujeres y representarlas de forma correcta”.

El NIMD Honduras cree en la diversidad e igualdad de género como garante democrático y a través de PROdemos, con el apoyo de la Unión Europea, promovemos la formación y participación política de las mujeres en los diferentes espacios de toma de decisión porque como reitera Ana López, oficial de programas, “apoyar a las mujeres significa desarrollar un país”.

Recomendaciones:

  1. Que se priorice a los hogares jefeados por mujeres en la asignación de recursos y alimentos.
  2. Que se apruebe la exoneración del pago de servicios públicos: agua y electricidad.
  3. Que se permita la circulación de las defensoras de mujeres de las Casas Refugio.
  4. Que se asigne presupuesto para atender las necesidades de las Casas Refugio.
  5. Establecer alianzas entre las parlamentarias para integrar en la agenda legislativa las propuestas de beneficien a las mujeres.
  6. Integrar a más diputadas de todas las bancadas en la Comisión de Género del Congreso Nacional.
  7. Brindar apoyo a las iniciativas de ley que benefician a las mujeres en condiciones de vulnerabilidad.
  8. Hacer incidencia para que la Ley General contra la Violencia hacia la Mujer sea discutida en la Cámara Legislativa.
  9. Proponer que el Sistema 911 le de prioridad a las denuncias por violencia doméstica.

Puede acceder al video completo en este enlace:

 

#ElDialogoNoSeDetiene

“Martes de Diálogo con el NIMD”, es una innovadora iniciativa del Instituto Holandés para la Democracia Multipartidaria con el propósito de crear espacios de diálogo -en línea- donde convergen todos los sectores de la sociedad hondureña para generar recomendaciones y propuestas que nos permitan superar la crisis provocada por la pandemia del COVID-19.
Fiel a nuestro lema “La democracia empieza con el diálogo”, el NIMD Honduras fue pionero en iniciar los diálogos web en el marco de la cuarentena decretada para frenar la propagación del virus en el país. Iniciamos el 24 de marzo y a la fecha se han desarrollado tres conversatorios en línea, todos los martes.

Luis Daniel León, director ejecutivo del NIMD, enfatiza que “el diálogo genera propuesta y la propuesta genera soluciones”, resumiendo el interés del Instituto Holandés para la Democracia Multipartidaria de cara a la crisis provocada por el COVID-19.
El enfoque del diálogo es participativo, propositivo y constructivo del que surgen propuestas y recomendaciones para contribuir a disminuir el impacto de la crisis en el ámbito fiscal y económico, social y cultural, político y democrático.

A continuación, el resumen de las cinco principales recomendaciones de cada uno de los diálogos en línea realizados hasta la fecha:

I. Diálogo: “La Economía de Honduras después del COVID-19”

1- Es prioritario, realizar una revisión y redistribución del Presupuesto General de la Republica, orientado a fortalecer los servicios sociales como Salud, Educación, generación de empleo, micro y pequeña empresa.
2- La preservación y garantía del empleo son torales para que las familias hondureñas puedan contar con garantías de ingreso al sobrellevar la epidemia.
3- Las familias más pobres y con altos niveles de necesidad deben contar con asistencia materializada en recursos económicos (efectivo) para sobrellevar el aislamiento.
4- Es fundamental realizar una revisión del acceso a crédito, en especial para los sectores productivos del país, garantizando su fácil acceso y eliminación de barreras.
5- El Banco Central de Honduras (BCH) debe generar políticas de financiamiento extraordinario para las decisiones de inversión inmediata.

II. Diálogo “La Situación Social de Honduras en el marco del COVID-19”

1. Retomar la lucha contra la corrupción, para garantizar transparencia en el uso de los recursos aprobados para enfrentar la crisis.
2. Garantizar el respeto a los derechos de los grupos vulnerables: niños, adultos mayores, migrantes, mujeres, discapacitados, indígenas y lésbico gay.
3. Disponer de hospitales privados para atender a las víctimas de la pandemia y habilitar hoteles para albergar a las personas que viven en la calle y/o mujeres maltratadas.
4. Suspender el pago de los servicios públicos: agua, electricidad, telefonía e internet.
5. Abrir el diálogo democrático para integrar a los grupos de expertos en la atención a la pandemia.

III. Diálogo “Atención Social Pública y Transparencia en el marco del COVID-19”

1. Revisar el modelo de gestión de riesgo para pasar de un modelo reactivo a un modelo de gestión prospectivo para adelantarnos a la crisis.
2. Hay que definir mecanismos para asegurar que las medidas económicas beneficien a todos y que la ayuda llegue a los más necesitados.
3. Garantizar eficiencia, eficacia y transparencia en las medidas adoptadas por el gobierno para enfrentar la crisis.
4. Activar las auditorías en tiempo real, la Ley de Sinager lo contempla.
5. El presidente de la República debe ser enérgico en la sanción a cualquier funcionario que se le vea que está haciendo acciones ilegales.

¡Quédate en Casa!
#martesdedialogoconelnimd
Instituto Holandés para la Democracia Multipartidaria

Tegucigalpa, Honduras martes 7 de abril,  2020

En “Martes de Diálogo con el NIMD”, abordamos el tema “Atención Social Pública y Transparencia en el marco del COVID-19” con el propósito de desarrollar un diálogo con un enfoque participativo con la socialización de información y visiones que permita generar conocimiento social sobre las principales medidas implementadas por el gobierno, las cuales buscan mitigar la necesidad alimentaria, de atención social y a su vez garantizar la transparencia en el manejo de recursos e igualdad ciudadana.

Contamos con la participación de nuestros invitados: Rolando Sierra, director de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) Honduras y Carlos Hernández, director ejecutivo de la Asociación Hondureña para una Sociedad más Justa (ASJ) y representante de Transparencia Internacional; con la moderación de Luís Daniel León, director ejecutivo del NIMD Honduras.

• El COVID-19 ha venido a golpear fuertemente al país, en especial a los sectores en situación de vulnerabilidad, este impacto se traduce en dificultades sociales para poder enfrentar medidas de cuarentena, puesto que la mayor parte de la ciudadanía depende de un día a día para la generación de ingresos, en función de esto y la necesidad social de alimento y acceso a servicios básicos en este momento crítico, ¿Cuáles son las principales medidas implementadas por el gobierno de Honduras para mitigar este impacto, cómo funcionan, qué nivel de efectividad pueden tener, qué se podría mejorar?

Carlos Hernández: “en los últimos años, Honduras ha venido viviendo una multicrisis social desencadenada por muchos factores, y a ello sumamos un sistema de salud muy frágil, de hecho, el tercer más frágil de América Latina, siendo este sector uno de los más afectados por la corrupción en el país, y con la pandemia vemos como se agudiza esta crisis. Por otro lado, tenemos muchas familias viviendo en condiciones de pobreza y del día a día, sin los recursos suficientes para sobrevivir a la cuarentena, de ahí que la medida del gobierno de asistencia alimentaria a 800 mil familias en el área urbana puede considerarse positiva, aunque tengamos dos millones de personas viviendo en la línea de pobreza.

La otra parte son las medidas económicas, pero ahí vemos a un sector privado muy activo, dando seguimiento a cada una de las disposiciones, mi preocupación es, quién está representando a aquellos microempresarios y pequeños emprendedores, como mis vecinos que son agricultores, y cómo aseguramos que las medidas económicas les beneficien y la ayuda también llegue a ellos, los que más necesitan”.

Rolando Sierra: “es una paradoja que el mayor corredor de desarrollo del país es también el mayor corredor de riesgos, por lo que el punto de partida es revisar cómo estaba el país antes de la pandemia, analizar la capacidad que el gobierno tenía en cuanto a la gestión de riesgo, porque la primera visión ha sido una respuesta reactiva y no prospectiva ante la crisis, lo que nos indica que no estábamos preparado. Esto nos deja como primera lección la necesidad de revisar el modelo de gestión de riesgo y cómo pasar de un modelo reactivo a un modelo de gestión prospectivo para adelantarnos y definir mecanismos para enfrentar la crisis.

El desafío que se impone es territorial como lo hemos visto en los departamentos de Cortés, Francisco Morazán y Colón. Hay medidas necesarias como atender a la población, garantizar acceso a los alimentos y adoptar medidas económicas, pero desde mi perspectiva no se ha abordado concretamente el tema de salud, y esto es una crisis de salud, ante esto el reto que se impone desde la ciudadanía es el desafío de eficiencia, eficacia y transparencia en las medidas adoptadas por el gobierno para enfrentar la crisis”.

• En una sociedad donde se ha perdido la confianza en casi la totalidad de la misma, el garantizar la transparencia de estas acciones y que las mismas lleguen realmente a los necesitados, sin sesgos políticos es fundamental, en materia de transparencia, ¿Cómo estas medidas pueden transparentarse para generar confianza?

Carlos Hernández: “desde Transparencia Internacional, compartimos con el gobierno un manual de prevención de la corrupción en crisis como la generada por el COVID-19, una de las cosas que creemos es que debe haber máxima publicidad en las compras gubernamentales vinculadas a la crisis, necesitamos saber quiénes son los proveedores para darle seguimiento, garantizar el acceso a la información, activar las agencias públicas antimonopólicas (como el IAIP, Comisión de Competitividad, TSC), debemos activar las auditorías en tiempo real, concentrar en una sola plataforma de toda la información relativa a las contrataciones, la Ley de Sinager lo contempla.

La emergencia no puede ser una justificación para evitar una apropiada rendición de cuenta, la Constitución de la República nos faculta a todos para hacer veeduría social, es un derecho ciudadano, tenemos que proteger hasta el último centavo, y por último tenemos que demandar que el gobierno de la república sea enérgico en la sanción a cualquier funcionario que se le vea que está haciendo acciones ilegales. Desde Transparencia Internacional decimos que robar en época de emergencia -como esta- debe ser considerado un delito de lesa humanidad, por que no se justifica y debemos condenarlo”.

Rolando Sierra: “es fundamental ver los componentes de la transparencia, es decir el control de la discrecionalidad, el uso del presupuesto debe ser participativo, debe existir la rendición de cuentas por parte del gobierno central y local, garantizar el acceso a la información, es necesaria la auditoría social este es el momento oportuno para reactivar la Comisión Ciudadana de Transparencia y permitir la participación ciudadana, para lograr la transparencia en los procesos.

Esto también pasa por el capital social del país, que tiene que ver con los niveles de confianza que los ciudadanos tienen dentro de una sociedad y los niveles para establecer redes sociales, en Honduras lastimosamente, nuestro umbral de capital social es sumamente bajo, los estudios revelan que más del 80 por ciento de los hondureños no confían en las instituciones públicas. El desafío es incrementar el capital social con una gestión transparente de parte de gobierno central y municipal”.

• En un país con altos niveles de corrupción como lo ha revelado Transparencia Internacional, ¿Cómo se puede promover el derecho de veeduría social durante la pandemia?

Carlos Hernández: “es el momento de reactivarnos, todos somos vulnerables ante esta crisis que estamos viviendo, debemos estar conscientes que la corrupción mata, porque le roba la oportunidad hoy a que las familias puedan tener recursos necesarios para enfrentar la situación, la corrupción no permite tener un sistema de salud que le pueda garantizar a la población el goce de un derecho humano fundamental, como es la salud.

Es un tema de sobrevivencia, tenemos que defender lo que nos pertenece, los recursos que el gobierno está destinando para atender la emergencia, ya superan el presupuesto de la Secretaría de Salud. Insisto tenemos que asumir la responsabilidad de proteger los recursos y demandar al gobierno que haga lo que le corresponde, con transparencia y rendición de cuentas”.

Rolando Sierra: “el punto de partida fundamental en el tema de convergencia en el sentido que todos los actores de la sociedad hondureña tenemos que converger en torno a una respuesta y una gestión lo más eficiente, eficaz y transparente a las necesidades que la crisis está imponiendo, en la medida que desde el Estado se logre y se permita esta convergencia, el nivel de impacto será diferente en la sociedad.

El desafío que tiene el gobierno es como generar confianza en la ciudadanía y en la medida que la convergencia se dé propicia una situación de confianza. Esto de quedarse en casa no significa que estemos de forma pasiva, si no más bien ser una ciudadanía cada vez más activa, propositiva y emancipada”.

El director ejecutivo del NIMD, Luís Daniel León, resaltó que “el diálogo genera propuesta y la propuesta genera soluciones”, resumiendo el interés del Instituto Holandés para la Democracia Multipartidaria de cara a la crisis provocada por el COVID-19.

Propuestas:

1. Revisar el modelo de gestión de riesgo para pasar de un modelo reactivo a un modelo de gestión prospectivo para adelantarnos a la crisis.
2. Hay que definir mecanismos para asegurar que las medidas económicas beneficien a todos y que la ayuda llegue a los más necesitados.
3. Garantizar eficiencia, eficacia y transparencia en las medidas adoptadas por el gobierno para enfrentar la crisis.
4. El gobierno debe permitir máxima publicidad en las compras gubernamentales vinculadas a la crisis, e informar quiénes son sus proveedores.
5. Es necesario, garantizar el acceso a la información pública.
6. Debemos activar las auditorías en tiempo real, la Ley de Sinager lo contempla.
7. El Presidente de la República debe ser enérgico en la sanción a cualquier funcionario que se le vea que está haciendo acciones ilegales.
8. Hay que generar espacios de diálogo participativo y propositivo.
9. El uso del presupuesto debe ser participativo y unido a la rendición de cuenta.
10. Reactivar la Comisión Ciudadana de Transparencia y permitir la participación ciudadana, para lograr la transparencia en los procesos.
11. Hacer veeduría social es un derecho ciudadano, la Constitución de la República nos faculta.
12. Todos los actores de la sociedad hondureña tenemos que converger en torno a una respuesta y una gestión lo más eficiente, eficaz y transparente posible.

¡Quédate en Casa!
#eldialogonosedetiene

Acceda al video completo en este enlace:

 

 

Tegucigalpa, Honduras, martes 31 de marzo, 2020

Como ahora todos los martes son “Martes de Diálogo con el NIMD”, en nuestro segundo diálogo en línea abordamos “La Situación Social de Honduras en el marco del COVID-19”, con el propósito de analizar con un enfoque participativo, propositivo y constructivo la situación hondureña y los efectos de esta pandemia en nuestra sociedad, así como los cambios derivados de la crisis en la realidad del país.
Contamos con la participación de tres participantes invitados: Joaquín Mejía, coordinador de investigaciones del Equipo Reflexión Investigación y Comunicación de la Compañía de Jesús (ERIC), Selma Estrada, ex Ministra del Instituto Nacional de la Mujer y Josué Murillo, director de la Fundación Panamericana para el Desarrollo (PADF); con la moderación de Luís Daniel León, director ejecutivo del NIMD Honduras.

El COVID-19 desnuda la crisis social

A manera de resumen, nuestros participantes coincidieron que la pandemia del COVID-19 ha venido a desnudar la gran problemática social que vive el país, principalmente en temas como; salud, acceso a servicios oportunos y su capacidad de cobertura por parte del Estado, políticas públicas que no brindan soluciones a las necesidades de la población, altos niveles de pobreza, desempleo, bajos niveles de educación, falta de confianza en las instituciones del Estado, entre otro gran número de problemas.

Además de agudizar y visibilizar las enormes desigualdades sociales, porque mientras a unos se les pide que compren alimentos y se queden en la seguridad de su casa, para otros es un verdadero sacrificio acatar esta medida, principalmente los que viven del comercio informal y deben lidiar con la lucha diaria por llevar alimentos a su mesa, los que viven en condición de calle, desempleados y las mujeres víctimas de violencia doméstica que enfrentan el riesgo de quedarse encerrada con su agresor.

“Los problemas sociales se agudizan con el golpe”

Para Selma Estrada, “en momentos de crisis, siempre somos las mujeres las que llevamos la peor parte, ya que representamos más del 50 por ciento de la población, pero la crisis social que estamos viviendo no explota con el COVID-19, los problemas que enfrentamos los hondureños se agudizaron desde el 2019 cuando se rompió el orden constitucional, y quedó una sociedad polarizada y dividida. Y un gobierno sin credibilidad, que no promueve el diálogo ni la tolerancia, con diputados y funcionarios públicos preocupados sólo por sus propios intereses y no por ayudar, ni servir a los que menos tienen”.

Recomendó a la sociedad civil que “hay que tocar la puerta del Congreso Nacional porque es donde se están aprobando todos los acuerdos durante la crisis y tocar la puerta de casa presidencial porque al final es el presidente quien tiene la batuta, pero la crisis derivada de esta pandemia nos afecta a todos”.

“Retornar al principio de nuestra casa común”

Joaquín Mejía, afirmó que el coronavirus sólo vino a evidenciar que el golpe de estado vino a vulnerabilizar la crisis que vive la sociedad hondureña, producto de las decisiones políticas malintencionadas, que revela serias deficiencias y las incongruencias con el presupuesto que no se destina para la atención de necesidades de los grupos vulnerables.

“La crisis que hoy vivimos pasa por la legitimidad, ya que es el convencimiento de la ciudadanía que nos encontramos bajo un régimen que se acerca a lo que es mejor, y por lo tanto adopta las decisiones de un gobierno de manera voluntaria. Debemos retornar al principio de nuestra casa común que es la Constitución de la República, cuyo fin supremo es la dignidad de la persona humana, para no permitir que se vulnere los derechos de la ciudadanía”.

“Detrás de la corrupción está el sufrimiento humano”

Por su parte Josué Murillo, enfatizó que con esta situación estamos viendo como el último eslabón de la corrupción afecta a la vida humana, porque detrás de la corrupción está el sufrimiento humano de un padre que no puede darle comida a su hijo. Estamos viviendo en una sociedad en riesgo que se ha olvidado de los grupos que siempre han estado en condiciones de vulnerabilidad como los migrantes, adultos mayores abandonados, los niños de la calle, los adolescentes, las mujeres maltratadas, los indígenas, discapacitados, la comunidad lésbico gay entre otros.

“Vemos en la calle militares con máscaras N-95 mientras que los médicos y enfermeras carecen de los insumos básicos de bioseguridad en los hospitales públicos, eso es inaceptable en un Estado saqueado por una clase política que no le importan los derechos de los demás. Con esta crisis vemos como se privilegia la militarización por encima de los derechos humanos de la gran mayoría. Tenemos que velar por los derechos de los grupos vulnerables”.

El propósito del diálogo es propiciar el análisis para proponer soluciones a la problemática derivada de la presencia del COVID-19 en el país. A continuación las recomendaciones de los participantes en el Diálogo “La Situación Social de Honduras en el marco del COVID-19”.

En el tema de participación ciudadana:

1. Retomar la lucha contra la corrupción, para garantizar transparencia en el uso de los recursos aprobados para enfrentar la crisis.
2. Garantizar el respeto a los derechos de los grupos vulnerables: niños, adultos mayores, migrantes, mujeres, discapacitados, indígenas y lésbico gay.
3. Redireccionar los fondos de la Tasa de Seguridad para atender la emergencia.
4. Disponer de hospitales privados para atender a las víctimas de la pandemia.
5. Habilitar hoteles para albergar a las personas que viven en la calle y/o mujeres maltratadas.
6. Suspender el pago de los servicios públicos: agua, electricidad, telefonía e internet.
7. Incluir a la Comisión de Participación Ciudadana en los espacios de diálogo para dar atención a la crisis.
8. Considerar la propuesta de la mesa técnica para garantizar un sistema de salud pública universal y gratuita.
9. Abrir el diálogo para integrar a los grupos de expertos en la atención a la pandemia.

La crisis puede dejar lecciones aprendidas:

1. Comenzar a priorizar decisiones en beneficio de los grupos en situación de riesgo
2. Capacitación en DDHH de todo el andamiaje estatal, para evitar violaciones
3. Fortalecimiento de la democracia con la participación de todos los sectores
4. Cambio personal y ciudadano, para pensar en los que menos tienen
5. Ciudadanía debe participar en diálogos con el Congreso Nacional y casa presidencial.
6. Volver a la Constitución de la República, como marco de referencia de igualdad
7. Poner atención a los privados de libertad y su condición de vulnerabilidad.

¡Quédate en Casa!
#eldialogonosedetiene

 

Puede acceder al video del diálogo en el siguiente enlace:

 

 

 

La Mesa de Igualdad de Género del G 16, integrada por organismos de cooperación internacional, expresa su preocupación por los efectos que la pandemia del COVID-19 tenga sobre población hondureña, especialmente sobre las mujeres y las niñas, dadas las desigualdades de género pre-existentes respecto a su valoración social, roles y participación en la toma de decisiones en el hogar y la sociedad.

Consideramos que las medidas que se toman para mitigar las consecuencias del COVID-19 tienen implicaciones diferentes sobre las personas, según su género, edad, nivel socio económico y otros factores. En tal sentido, es necesaria una respuesta que ponga a los derechos humanos en el centro y que incluya un análisis de género para prever posibles impactos negativos que agraven situaciones previas que afecten particularmente a mujeres y niñas. Esto permitiría tomar medidas de mitigación que eviten deterioros en la calidad de vida de mujeres y niñas, que a su vez repercute sobre las familias y la sociedad en su conjunto.

De acuerdo al análisis realizado por ONU Mujeres, a nivel mundial, temas como el trabajo de cuidados, la autonomía económica, violencia física y sexual, la participación de las mujeres en la toma de decisiones, la desagregación de datos por sexo, y el análisis de género, son sólo algunas de las áreas de preocupación que deben ser parte de una respuesta efectiva por los Estados ante la crisis sanitaria que atraviesa el mundo en este momento.

Globalmente, las mujeres conforman el 70% de los y las trabajadores/as de la salud y del sector social, efectuando tres veces más el trabajo de cuidado no renumerado en relación a los hombres. Cuando los sistemas de salud se saturan, gran parte del cuidado de las personas enfermas se traslada a los hogares, donde son atendidas por las mujeres. Además, la provisión de cuidados, tanto a nivel institucional, como familiar, coloca a las mujeres frente a una mayor exposición de contagio, sobre todo, si no se cuenta con los elementos de protección necesarios.

De igual manera, las mujeres son fuertemente golpeadas por los impactos económicos, tales como los provocados por el COVID-19, porque están más representadas en el sector informal de la economía, el sector de la maquila y en el sector de servicios. Cuando se les restringe su movilidad y actividad económica, sus hogares se ven seriamente amenazados en su supervivencia. Al respecto, un experto Independiente en derechos humanos de la ONU ha señalado que “[l]a mejor respuesta frente a una potencial crisis económica y social es poner las finanzas al servicio de los derechos humanos y apoyar a las personas de menores recursos, incluyendo a las mujeres, a través de enfoques financieros audaces” .

Según afirma el Comité de Expertas del Mecanismo de Seguimiento de la Convención de Belém do Pará (MESECVI)2 , un porcentaje muy alto de las mujeres y niñas en la región son violentadas por sus parejas, sus familiares o por las personas con las que conviven cotidianamente. En este sentido, el aislamiento forzoso que conllevan las cuarentenas enfrenta a las mujeres, así como a niñas y niños y otras personas vulnerables, a un riesgo muy alto de que se extreme la violencia directa e indirecta en su contra, particularmente la violencia sexual, al convivir tiempo completo con sus victimarios.

El distanciamiento social también incrementa el aislamiento de las víctimas de sus redes de apoyo, colocándolas en mayor vulnerabilidad.

Por lo expuesto, la MIG recomienda al Estado, al sector privado, a la Comunidad Internacional, y a los organismos de sociedad civil que participan en la respuesta al COVID-19 en Honduras, lo siguiente:

1. Garantizar la implementación de medidas y políticas que cumplan con la vigencia de los derechos humanos de las mujeres para no dejarlas atrás. Para ello:
o Efectuar un análisis de género en la valoración y seguimiento a las medidas tomadas para enfrentar la pandemia.
o Asegurar la disponibilidad y análisis de datos desagregados por sexo desde la perspectiva de género y en articulación a otras categorías analíticas como la edad, la extracción social, tipos de hogares, etc.
o Incluir el análisis diferenciado de tasas de infección, impactos económicos, violencia doméstica y abuso sexual, y trabajo de cuidado.
o Escuchar las voces de las mujeres es crucial para una respuesta adecuada, como también la inclusión de especialistas de género en los equipos de respuesta.
2. Asegurar el acceso equitativo de las mujeres a los servicios de salud, incluyendo su salud sexual y reproductiva, como también su acceso a insumos para la higiene menstrual y la planificación familiar. Establecer mecanismos para la atención de las personas que, por su condición de embarazo, discapacidad, convalecencia o por ser personas adultas mayores, no puedan acceder a sus tratamientos regulares durante la cuarentena.
3. Asegurar protección adecuada para las mujeres que participan en la atención de la pandemia en las comunidades y centros asistenciales de salud. Establecer protocolos para cuidadoras de las personas infectadas por el COVID-19 y que permanecen en sus hogares. Esos protocolos deben escribirse en un lenguaje que toda persona pueda entender.
4. Difundir mensajes que animen a las familias a compartir el trabajo doméstico en forma equitativa para evitar la sobrecarga en las mujeres y niñas; así como para que tanto las mujeres como los hombres, atiendan a niñas y niños en sus necesidades educativas, de esparcimiento y emocionales.
5. Difundir mensajes para prevenir la violencia doméstica, intrafamiliar y la violencia sexual e información sobre los servicios habilitados donde acudir por atención.
6. Generar políticas flexibles para que las personas que laboran en instituciones que prestan servicios durante la cuarentena puedan atender a sus necesidades familiares, particularmente relacionadas al cuidado de niñas y niños, sin que se vea afectada su estabilidad en el empleo o sus prestaciones laborales.
7. Mantener activos y priorizados los servicios de respuesta a la violencia contra las mujeres, niñas, niños y personas adultas mayores, incluyendo la creación y difusión de mecanismos alternativos para la denuncia, así como de equipos de respuesta inmediata para la atención de las denuncias. Establecer albergues y refugios dignos en los cuales las mujeres, niñas y niños en riesgo de vivir violencia, puedan acceder durante la cuarentena establecida.
8. Incorporar medidas adecuadas que aseguren que las trabajadoras informales y empleadas en sectores cuyas actividades hayan sido suspendidas reciban el apoyo necesario que le permitan su subsistencia personal y familiar.

La MIG reitera su compromiso con los derechos humanos de las mujeres y las niñas, así como con el apoyo a la coordinación de esfuerzos desde la cooperación internacional, en diálogo con sus socios del gobierno y sociedad civil, para una exitosa respuesta a la pandemia del COVID-19, que considere los intereses de los más vulnerables, sin dejar a nadie atrás.

______________________________________________________________________________________________

1 Comunicado del Experto Independiente sobre las consecuencias de la deuda externa y las obligaciones financieras internacionales conexas de los Estados para el pleno goce de todos los derechos humanos, sobre todo los derechos económicos, sociales y culturales: “Urge una respuesta inmediata de derechos humanos al COVID y a la recesión global que se avecina”. Disponible en: https://oacnudh.hn/urge-una-respuesta-inmediata-de-derechos-humanos-al-covid-19-y-la-recesion-global-que-se-avecina-afirma-experto-de-la-onu/.
2 MESECVI/OEA, Comunicado: “El Comité de Expertas del Mecanismo de Seguimiento de la Convención de Belém do Pará solicita la incorporación de la perspectiva de género en las medidas que se tomen para la mitigación del COVID-19 y el reforzamiento de acciones para la prevención y atención de la violencia de género”, Washington DC, 18 de marzo de 2020. Disponible en: https://mailchi.mp/dist/comunicado-covid-19-y-el-reforzamiento-de-acciones-para-la-prevencin-y-atencin-de-la-violencia-de-gnero?e=148d9c4077.

Tegucigalpa 24 de marzo, 2020

 

Mesa de Igualdad de Género

  • La Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo-AECID (Oficina Técnica de Cooperación de la Embajada de España en Honduras)
  • La Unión Europea
  • La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH)
  • La Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de la Mujer (ONU Mujeres)
  • El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF)
  • El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)
  • El Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA)
  • La Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE)
  • La Embajada de México
  • Cooperación Alemana al Desarrollo (GIZ)
  • La Agencia de Desarrollo de los Estados Unidos de América (USAID)
  • Asuntos Mundiales 
  • Abogados sin Fronteras Canadá (ASFC)
  • Trocaire
  • Oxfam
  • El Instituto Holandés para la Democracia Multipartidaria (NIMD) y
  • El Instituto Nacional Demócrata (NDI).

Diálogo
“La Economía de Honduras después del COVID-19”

Propuestas

Bajo el concepto de diálogo, el Instituto Holandés para la Democracia Multipartidaria (NIMD) en Honduras, el pasado 24 de marzo de 2020, promovió encuentro virtual “La economía de Honduras después del COVID-19” con la participación de economistas reconocidos en el país, entre ellos, el Doctor Hugo Noe Pino, la Licenciada Rebeca Santos y el Licenciado Ismael Zepeda, dejando como resultado una serie de propuestas que consideramos pueden ser útiles para la toma de decisiones y atención de la crisis económica y fiscal que puede resultar de la presencia de la pandemia en el país.
En función de lo anterior, las principales propuestas se enmarcan en:
1- Es prioritario, realizar una revisión y redistribución del Presupuesto General de la República, orientado a fortalecer los servicios sociales como Salud, Educación, generación de empleo, micro y pequeña empresa.
2- La preservación y garantía del empleo son torales para que las familias hondureñas puedan contar con garantías de ingreso al sobrellevar la epidemia como país.
3- En este contexto de la pandemia, las familias más pobres y con altos niveles de necesidad deben contar con asistencia materializada en recursos económicos (efectivo) para sobrellevar el aislamiento.
4- Es fundamental realizar una revisión del acceso a crédito, en especial para los sectores productivos del país, garantizando su fácil acceso y eliminación de barreras.
5- El Banco Central de Honduras (BCH) debe generar políticas de financiamiento extraordinario para las decisiones de inversión inmediatas.
6- Debe generarse un proceso de planificación de país que plantee la ruta de trabajo en el corto, mediano y largo plazo para la recuperación económica.
7- Es fundamental, desmontar los procesos de privatización que se promueven en la actualidad y volver al modelo público puro.
8- Es importante generar las políticas necesarias para lograr una redistribución de la salud de tal manera que beneficie a los grupos poblacionales mayormente necesitados. y;
9- Lograr la soberanía alimentaria a través de una alta inversión en el sistema agrícola y productivo del país.

#eldialogonosedetiene

Instituto Holandés para la Democracia Multipartidaria (NIMD Honduras)